Revisión de la política de confidencialidad de Google… lo que faltaba

Google anuncio este martes una revisión integral de su política de confidencialidad para el uso de sus servicios online y la gestión de los datos de sus usuarios, una revisión que pone a dieta la política actual ya que pasa de unas 60 reglas a una sola… lo han simplificado todo para nuestra comodidad, según avanza Google. Según lo miro yo, esto les da una mayor libertad de interpretación.

Veamos. Según esta nueva política de confidencialidad, Google podrá hacer uso de todas la información que le proporcionemos a través de cualquiera de sus servicios online, y combinarla para tratarnos como usuarios únicos, sea cual sea el producto Google que usemos. Se supone que nos ofrecerá una experiencia de uso de sus servicios mucho más cómoda, sencilla e intuitiva.

Ok. Primero, pasamos de 60 reglas a una sola. Una sola regla para gobernar a todos los datos que caen en sus manos… ¿una sola regla es suficiente para administrar la totalidad de los servicios de Google, servicios tan dispares como un cliente de mensajería electrónica o una red social? Todo se juega en la forma de cosechar nuestros datos de forma automática y, según ellos, más transparente: cookies publicitarios, direcciones IP, actividad del sistema si usas Android, modelo de tu Smartphone y peticiones realizadas a su motor de búsqueda, incluso las llamadas telefónicas realizadas, etc.

Esas son algunas de las armas del arsenal de Google para cosechar datos sobre ti, datos que podrá combinar y cruzar con fines publicitarios, sin lugar a duda… al final y al cabo Google no es una ONG. Resumiendo… si bien Google llevaba años rastreando cada bit de información disponible en la web, lo que pretende hoy es hacer lo mismo con nosotros, crear perimg/movilae completos de cada uno de sus usuarios.

Otro ejemplo. Conocerá nuestra geolocalización ya que podrá analizar nuestra agenda y avisarnos si llegamos tarde por culpa del tráfico. Si bien dice que no venderá estos datos a terceros, ni falta que hace para sacarle rentabilidad. Este cambio en su política de confidencialidad conformará la base en la que se sustentará todo Google+ que, recordémoslo, es el rival número uno de Facebook. No quiero ser alarmista pero el tema de la privacidad es algo que me toca la fibra sensible… todos sabemos lo que pasó con Google Buzz.

Google cruzará todos los datos personales de sus usuarios online, creando de este modo una especie de ecosistema de datos personales que comunican mucho sobre ti. Si eres muy activo en Internet y abusas de los servicios de Google, es como para pensárselo. Eso sí, Google siempre pedirá antes tu acuerdo, pero como solemos darle a siguiente y no leer esas políticas de confidencialidad… allá tú. Es algo que choca también con el proyecto europeo del derecho al olvido digital. Hasta qué punto podré controlar la información que puse en su día online. Y si quiero borrar algún tipo de información, ya se sabe lo difícil que es comunicarse con Google y obtener respuesta.