[Primer contacto] Multijugador de Assassin’s Creed: Revelations

Es agradable encontrarse en el mercado de los videojuegos con un título que insufle algo de aire fresco en un mundo en el que los remakes, sagas infinitas y millones de juegos de zombis tienen el control absoluto. Cuando se repartieron las betas (exclusivas de PS3) para probar el nuevo modo multijugador de Assassin’s Creed: Revelations estaba encantado de volver a jugar la continuación de uno de los videojuegos que más me ha enganchado desde que soy poseedor de una PlayStation3. Cuando la probé me llevé una gran decepción al comprobar que las características de este modo multijugador de Assassin’s Creed: Revelations poco tienen de diferente con las del juego anterior, es decir, son copias casi idénticas en las que apenas cambia la interfaz y el menú de juego.

Estoy convencido de que esta generación de consolas y videojuegos puede catalogarse como la generación del juego on-line y, sinceramente, cada vez me aburre más y más el modo multijugador. Todos los juegos ofrecen lo mismo una y otra vez como si fueran títulos diferentes. Los consumidores críticos estamos cansados de jugar siempre a lo mismo y de que nos cobren el juego por fascículos descargables.

¿Esto por qué lo digo? Porque el multijugador de Assassin’s Creed: Revelations es igual que el multijugador del Brotherhood. En la beta, lógicamente, los escenarios son considerablemente más pequeños y apenas puedes hacer nada.

Los gráficos no difieren en nada con los vistos anteriormente. No son ni mejores ni peores. La utilización del mismo motor gráfico en una sucesión de juegos suele traer mejoras tales como detalles y mejor funcionamiento de las habilidades a la par que una customización de los elementos adyacentes a nosotros. En este caso, Assassin’s Creed: Revelations me ha dejado frio.

La diferente localización de los sucesos de este juego en comparación las anteriores entregas de la saga consigue meternos un poco más de intriga en el cuerpo para probar cosas diferentes. Al cabo del tiempo vemos como sólo se consigue combinar los personajes jugables con un aire más oriental y menos europeo. El único apartado que llama la atención en la estética de los personajes. Vale que en los mapas caminamos junto a fuentes y edificios con elementos arquitectónicos musulmanes pero no aporta tanto al juego como debería. Sinceramente, creo que la ambientación debería estar mejor cuidada. Espero que en la versión final del juego, y más concretamente, en el modo historia, consigan lo que en el multijugador apenas asoma.

Hablando un poco más de los personajes, algunos tienen ventajas sobre otros únicamente por su definición estética. Los personajes femeninos se parecen demasiado entre sí, lo que consigue distraer el jugador para fijarse en pequeños detalles que indique si esa es o no su víctima asignada. Sin embargo, un personaje como El Guardián se ve desde lejos por su característico color de piel, su estatura y su turbante en la cabeza que consigue hacerle visible como un faro en la noche. Si hablo de los movimientos no me quedo corto al decir que hay un paso atrás en la mecánica. A la hora de escalar los edificios se dan enormes zancadas innaturales que me recuerdan más a Spiderman que a un Assassin en busca de su próxima víctima. Los brazos se estiran enormemente y salvan distancias que rozan la carcajada.

Cuando jugamos es todo más confuso que en Assassin’s Creed: Brotherhood. El anillo indicativo de distancia que solía aparecer en la zona baja de la pantalla ahora es optativo sólo para algunos modos de juego y mapas. Esto significa que puedes pasarte los 10 minutos de la sesión dando vueltas sin encontrar apenas a tu víctima. Sin embargo, se dan tres pistas que indican si estás cerca o lejos, por ejemplo. Cuando oyes un susurro quiere decir que tu víctima está cerca, y si la imagen de quien te haya tocado asesinar se ilumina en la zona superior de la pantalla indica que está en tu campo de visión. Pero he aquí un gran error. Según el juego el campo de visión incluye los 360 grados con lo que tu objetivo puede estar detrás de ti sin tu verlo y aun así con la imagen iluminada. Estos elementos dificultan el sistema de juego y quitan las ganas de jugar.

Es una lástima que la saga Assassin’s Creed se esté convirtiendo en esto. Recuerdo cuando salió el primero y Ubisoft declaró que sería una trilogía. Bueno, pues si mis cálculos no me fallan, Assassin’s Creed: Revelations es ya el séptimo título (existiendo ya 3 para Xbox360, PS3 y PC; 2 para NDS; y 1 para PSP).

Como la industria del videojuego vaya en esta dirección – y todo indica que así es – que dios nos coja confesados.