Cómo arreglar tu mando de la Wii

Esta es una historia que demuestra que, a veces, por muy rocambolescas que sean las soluciones y pasos a seguir que aconsejan las empresas cuando alguno de sus productos fallan, son las únicas formas de solucionar un problema.

Partimos de uno de los responsables de Wired, y más concretamente de su GeekDad, que adquirió una videconsola Wii por navidad para toda la familia, pero uno de los mandos no funcionaba. Su profesión le permitió hacer todas las comprobaciones para el caso, y al final decidió llamar al servicio técnico de Nintendo, en medio de la campaña navideña.

Cuando rápidamente le respondió una amable señorita se llevó una sorpresa, pero mucho menor que lo que la que le supuso escuchar la solución a su problema…

Teleoperadora de Nintendo: “Bien, quiero que coja su mando, con la cara de los botones hacia abajo, y pruebe a golpearlo dos o tres veces contra la palma de su mano”
GeekDad: “Tiene que estar bromeando”
Teleoperadora de Nintendo: “No señor, hágalo con la suficiente fuerza como para que pueda oirlo a través del teléfono, pero no tan fuerte como para dañar el mando”
GeekDad: “¿Segura?”
Teleoperadora de Nintendo: “Sí señor”

Y voilá. El mando no ha vuelto a fallar. Evidentemente esto no sale en el libro de instrucciones, pero si el servicio técnico lo recomienda en caso de fallo, por algo será, entre otras cosas porque la cosa funciona.

Vía: Ecetia